sábado, 20 de enero de 2007

Iglesia y convento de San Agustin 2




En 1840, los agustinos adquieren nuevos terrenos en la Plaza Victoria a doña Josefa Vera, pero no teniendo más recursos para construir un nuevo convento, debieron vender las propiedades de donde obtenían renta. De esta forma, enajenaron en 1844 a favor de Antonio Pérez la mitad del solar recientemente adquirido, quien levantó unas casas con balcón volado y corrido (las últimas de la ciudad, por estar prohibidas) en el sitio que actualmente ocupa el Club Naval y se obligó a dejar abierto al público un pasaje lateral que tomó el nombre de San Agustín (Molina). 

Luego, con aportes de la municipalidad, de las tierras enajenadas, de los fieles, de la Casa de Santiago y contrayendo algunas deudas, se encarga al arquitecto Pedro Clusseau la construcción de la iglesia, quien terminó la nave en 1846, 2 años después de iniciadas las obras. Medía 57 x 21 metros, poseía muros de adobe de 9,5 metros de altura y contaba con 3 naves abovedas separadas por columnas de madera, además de 5 altares. Pero viéndose sin recursos, en 1847 el convento nuevamente es suprimido durante 3 años.

En 1855, Esteban Silva construye un pórtico de cal y ladrillo y una desproporcionada torre, que destacaba en fotos y pinturas de la época, siendo visible desde gran parte de la ciudad. Su fachada quedó retranqueada respecto a los edificios vecinos, formando un atrio de unos 8 metros, debido a que tomó la línea de edificación antigua. Unos años antes, a la propietaria de la esquina contraria, la señora Bazán, se le dio permiso para construir en una línea errónea, tomando parte de la calle pública. Rápidamente vendió el terreno con el correspondiente permiso a Ramón Subercaseaux, quien construyó su casa. Luego de un juicio que duró varios años, la justicia le dio la razón a la municipalidad y la antigua propietaria tuvo que pagar por los terrenos mal habidos. Poco tiempo después, su vecina y hermana ofreció entregar parte de su propiedad para prolongar la calle trasera, con la condición de que se le permitiera tomar la nueva línea frente a la plaza, lo que se le concedió.

En 1857, se recibe un reloj importado por Moyón hnos., que debía ser colocado una vez terminada la torre, pero se quemó en el gran incendio de 1858 mientras estaba depositado en una bodega en las inmediaciones de la Plaza Aníbal Pinto.

Pasado todo este tiempo, los agustinos aun no lograban levantar su claustro y los dos únicos conventuales vivían en una casa junto a una sirviente. 


En tanto, la gran expansión urbana que había experimentado Valparaíso hacían necesaria la creación de una nueva parroquia, separándola de las otras dos que existían hasta el momento: La Matriz y Los Doce Apóstoles. Así, en 1853 la municipalidad eleva una petición y en 1864 se decide que debía estar en la Plaza Victoria, por lo que se pidió autorización al Papa para suprimir el convento. Obtenido el decreto apostólicos, el obispo Valdivieso firmó el auto de supresión el 7 de mayo de 1872 y los bienes son traspasados al Ministerio del Culto.



Continúa leyendo haciendo click aquí, con la creación de la Parroquia del Espíritu Santo en esta iglesia.



La iglesia frente a la plaza Victoria, en 1854.

La iglesia y su entorno en 1855. Se indican los terrenos que doña Juana Pérez ofrece para ampliar calles vecinas.



La torre destaca en el Almendral hacia 1860.


Vista desde el cerro Panteón hacia 1863.


La plaza de la Victoria con la iglesia hacia 1863.


Hacia 1860.


En 1865.


Hacia 1870.

  
Hacia 1875.



Hacia 1870, en una foto de Helsby.


Hacia finales de la década de 1870, la torre pronta a ser demolida.



A finales de la década de 1870.



BIBLIOGRAFÍA
  • García Fernández, Raúl. Valparaíso Intrahistoria. Inédito.
  • Martín y Manero, Vicente. Historia Eclesiástica de Valparaíso. 1890. Imprenta del Comercio. Valparaíso. 2 tomos.
  • Maturana, Padre Víctor. Historia de los Agustinos en Chile. 1904. Imprenta Valparaíso de Federico T. Lathrop. Tomo 2.
  • Waisberg, Myriam. La Arquitectura Religiosa de Valparaíso. 1992. Editorial Universidad de Valparaíso. Segunda Edición. 
  • Tornero, Recaredo Santos. Chile Ilustrado. 1872. Librería i Ajencias del Mercurio.
Archivos

  • Catálogo de Bienes Raíces. Archivo Nacional Histórico de Chile. En documentos.archivonacional.cl
  • Fondo Judicial de Valparaíso. Archivo Nacional Histórico de Chile. Caja 617, expediente 33.
  • Fondo Municipalidad de Valparaíso. Archivo Nacional Histórico de Chile. Volúmenes 2 y 16. 


Ver Iglesias de Valparaíso en un mapa más grande